La explicación de Borges de cómo se desencantó del socialismo

Por redaccionnyl el 29/10/2016

A Jorge Luis Borges siempre se le acusó de derechista y hasta de ultraderechista con toda razón.

Pero la verdad es que cuando estalló la Revolución Rusa en 1917 él también creía en todo aquello de la fraternidad, del hombre nuevo y de la izquierda. Creyó hasta que adivinó que la liberación del hombre iba a convertirse en otro encarcelamiento: el stalinismo trocado en un nuevo zarismo.

El desencanto habrá ocurrido como en 1925, cuando vio la película “El acorazado Potemkin” de Serguéi Eisenstein y notó que “en ningún momento los enemigos quedaban bien, que (los personajes de los enemigos) estaban hechos sin ninguna generosidad”, por lo cual “ya se veía el fanatismo”.

En ese y otros films de Eisenstein, Borges vio historias bellas que a la vez dejaban ver “una mente horrible porque en ningún momento quedan bien los enemigos”, y que incluso eran representados de formas debidamente ridículas que le generaron una fuerte sospecha de totalitarismo.

Vea el siguiente video y escuche los argumentos de Borges al respecto, pero además deje que corran los minutos y valores algo curiosísimo que dice sobre el fútbol y William Shakespeare que casi nadie sabe.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com