La eterna canción. Por Camilo José Cela