La escandalosa vida de la falsa heredera del vodka Smirnoff

Por redaccionnyl el 26/05/2017

Marinika Smirnova se convirtió en reina de belleza en Rusia en 2008 y desde entonces en personaje usual de la prensa del corazón en “Londongrado”. Es toda una coleccionista de rumores… generalmente ella solo deja que la gente suponga y diga, pero de vez en cuando incluso miente y hasta comete fraude.

Por ejemplo, recientemente la Fiscalía británica la acusó por robo en la casa de su exmarido, el exdiputado de la región de Sverdlovsk Serguéi Kapchuk, conocido en Londres como Sergei Windsor.

Según la versión de la policía de Londres, Smirnova se puso de acuerdo con un amigo, identificado como Robin Murray, que llegó a casa de Kapchuk haciéndose pasar por un agente judicial y sustrajo varios objetos, incluidos ordenadores y grabadoras, por valor de 2.000 libras esterlinas (2.320 euros). La cantidad sustraída es bastante pequeña. Kapchuk sospecha que “el objetivo no eran los ordenadores, sino la información contenida en ellos. Lo que querían era bloquear mi trabajo”, ha dicho al portal ruso Znak.com. No es la primera disputa entre los antiguos esposos, que tienen en los tribunales otros tres litigios de carácter civil.

Según el Daily Mail, Smirnova y Murray comparecieron ante un tribunal el pasado 19 de mayo. Quedaron en libertad bajo fianza, pero tendrán que volver a responder ante la justicia dentro de un mes.

En su niñez, Marinika Smirnova practicó danza y natación sincronizada, pero desde los 18 años se dedica a la pasarela. Modus Vivendis, una agencia de modelos de Moscú, la llevó a posar para revistas como FHM, GQ y Marie Claire, además de una campaña publicitaria para una compañía de telefonía.

En el 2008 ganó el concurso de belleza Mrs. Russia, para modelos casadas. Luego se consolidó como presentadora de televisión en el canal TV Stolitsa, de Moscú. En el 2009 se trasladó a Londres, desde donde siguió colaborando con el canal moscovita, pero en el 2013 terminó triunfando por su papel en Meet the Russians, un programa de la Fox sobre la vida de los rusos ricos en Londres. Ese año se divorció. Su amistad (o sus fotos) con famosos como Johnny Depp o Jonathan Rhys-Meyers han propiciado comentarios en las redes sociales, un medio que explota con selfies provocativas.

Smirnova, de 34 años, es descendiente por línea paterna de Pierre Smirnov, el empresario ruso creador de la conocida marca de vodka Smirnoff. A veces se la ha identificado como la heredera del negocio de esta marca, pero esto no es correcto, ya que este vodka dejó de pertenecer a sus antepasados hace mucho tiempo. Pierre (o Piotr) Smirnov fundó su destilería en 1863 en Moscú. La familia emigró tras la revolución de octubre. Su hijo Vladímir refundó la destilería en Constantinopla, donde comenzó a comercializar el vodka con la más atractiva forma francesa Smirnoff. Pero el negocio no cuajaba y en 1933 vendió los derechos para América del Norte al ruso expatriado Rudolph Kunett. Hoy el vodka Smirnoff es uno de los productos estrella de la multinacional británica Diageo.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com