La crisis como patria. Por Andrés Neuman