La carne que nos humaniza: interpretación del Ulises