Julio Cortázar, el escritor que aguardó y siguió leyendo

Mientras los demás escritores se apresuraban en publicar y luego se arrepentían, Cortázar parecía no tener ningún apuro.

Mientras los demás escritores se apresuraban en publicar y luego se arrepentían, Cortázar parecía no tener ningún apuro.