Jesse James, gran bandido: sus proezas, su fama y su muerte