Instrucciones para no sucumbir ante Eiza González

Por redaccionnyl el 01/05/2017

La mexicana Eiza González levanta pasiones encontradas al nivel de cualquier político o cantante de baladas poéticas latinoamericano. Todo el mundo tiene alguna opinión positiva o negativa sobre ella y eso que la pobre casi ni habla.

Los motivos saltan a la vista: su belleza puede resultar incómoda para personas con algún tipo de resentimiento social que les advierte que nunca serán como ella ni tendrán una novia similar; además su éxito desequilibra a quienes la han visto modelar desde que tenía otra nariz y otros cachetes. Como diría un delincuente de este lado del mundo: “Tú das rabia”.

Pero como este texto promete instrucciones para no sucumbir ante Eiza y terminar siendo su seguidor o su odiador -condiciones que son la misma vaina-, preste atención a las siguientes recomendaciones porque resultan saludables y hasta vitales.

Lo primero que debe hacer quien no quiera saber de Eiza González es quedarse sin redes sociales y prácticamente limitar el uso Internet al correo electrónico. Pero como sabemos que eso no basta, también recomendamos dejar de ver cine (porque ya usted sabe que es actriz) y hasta televisión porque nunca se sabe en qué momento un canal de deportes le inventa alguna relación con otro futbolista.

Lo siguiente sería arrancarse los ojos o simplemente irse a vivir a la montaña como un ermitaño del medioevo. Pero si se siente capaz de soportarla, mejor entréguese y deje que su belleza le aniquile el discernimiento. Para esa última opción, aquí están estas imágenes.

Una publicación compartida de E$ (@eizagonzalez) el

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com