Increíbles fotos de Japón a finales del siglo XIX a todo color

Por redaccionnyl el 30/09/2016

Japón no sería lo que es hoy en día si el emperador Meiji no hubiese tenido una visión tan futurista del Estado y de la vida en general. Estas fotos de Nobukuni Enami evidencian la tranquila prosperidad que se planteó aquel estadista, evidentemente las originales eran en blanco y negro, pero el mismo fotógrafo se dedicó a aplicarles color para que gozaran de un realismo superior.

Años antes de estas fotos, el empeador se había planteado cinco puntos iniciales para comenzar a hacer de Japón un país moderno y competitivo: Establecimiento de asambleas deliberativas, Integración de todas las clases en la tarea de sacar adelante al Estado, Sustitución de las “costumbres nocivas” por las “leyes naturales”, la Búsqueda internacional del conocimiento y el Fortalecimiento de los cimientos de la regla imperial.

Se trató de un tiempo de culto a las reglas que se arraigó en los japoneses de décadas ulteriores. Considerando que la estructura económica y producción del país era muy parecida a la Época isabelina inglesa, convertirse en una potencia mundial en tan poco tiempo equivale a un progreso notable. Existían al menos dos razones para la gran velocidad con que Japón se modernizó: el emplear a más de 3.000 expertos extranjeros (llamados O-yatoi gaikokujin o “extranjeros contratados”) especializados en campos como la enseñanza del inglés, las ciencias, ingeniería, la milicia y la navegación; y el envío de estudiantes japoneses al extranjero, especialmente Europa y América, basados en quinto y último artículo de la Carta de juramento de 1868: El “conocimiento será buscado a través del mundo para consolidar los cimientos de la regla imperial.” Este proceso de modernización fue fuertemente subsidiado y monitoreado de cerca por el gobierno Meiji, realzando el poder de las grandes firmas Zaibatsu como la Mitsui y Mitsubishi.

En 1885, el intelectual Yukichi Fukuzawa escribió el influyente ensayo Datsu-A Ron, argumentando que Japón debería orientarse a ser uno de los “países civilizados de oriente”, dejando atrás el “subdesarrollo sin remedio” de los vecinos asiáticos, nombrando a Corea y China. Este ensayo ciertamente contribuyó al surgimiento de los avances económicos y tecnológicos durante el Período Meiji pero pudo también haber fomentado los cimientos para una futura política en la región colonialista japonesa, hecho que se hizo patente en el preámbulo de la Segunda Guerra Mundial.

japan-vintage-enami-1

Campesinos arando el campo en las praderas cercanas al monte Fuji.

japan-vintage-enami-2

Un barquero solitario en pleno invierno cerca del monte Fuji.

japan-vintage-enami-3

Procesamiento del pescado para salarlo al sol.

japan-vintage-enami-4

Un distribuidor de finales del siglo XIX.

japan-vintage-enami-7

Un artesano fabricando sombrillas.

japan-vintage-enami-8

Paseo de una geisha por un parque.

japan-vintage-enami-9

Un adobe en el pueblo de Hakone.

japan-vintage-enami-10

Panorámica de la antigua Tokio.

japan-vintage-enami-12

El hombre mono.

japan-vintage-enami-13

Mujeres en un mercado aguardando para protegerse del frío.

japan-vintage-enami-14

Geishas paseando por un jardín de flores con su indumentaria tradicional.

japan-vintage-enami-15

Culíes se detienen para que una geisha admire la belleza de una cascada.

japan-vintage-enami-16

Una batalla rural de sumo en progreso.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com