He encontrado al pudor bajo mi cama. Por Isabel C. Roby