Hambre y prostitución: los últimos días del socialismo ruso

Por redaccionnyl el 08/07/2016

Eran los últimos años de la URSS y su economía estaba devastada como consecuencia del modelo socialista y la decisión del Estado de sofocar a la empresa privada hasta su destrucción, lo que hizo que la nación más grande del mundo retrocediera mil años hasta un casi perfecto simulacro de su pasado feudal.

A partir del inicio del colapso, no pasó una década hasta que la Unión Soviética tuviera que disolverse. A continuación, algunas de las imágenes más desgarradoras de aquel tiempo.

socialismo-rusia

18 años de edad, joven y bonita. Sin embargo, Katia no tenía otra alternativa que prostituirse en las calles de Moscú para poder comer ante la falta de otro tipo de oportunidades.

socialismo-rusia-2

Las colas por comida eran una señal clara de la falta de producción de alimentos en medio de una fuerte desaceleraicón de la economía.

socialismo-ruso-3

Dos niños de una comunidad de siberiana dedicada a la minería miran por una ventana como símbolo de la pobreza generalizada.

socialismo-rusia-4

Las personas debían esperar en largas colas para adquirir los alimentos. La imagen fue tomada un mes antes de la caída de la URSS.

socialismo-rusia-5

Compradores se alinean en torno a una caja registradora en los días en que el colapso estaba a punto de llegar.

socialismo-rusia-6

Disturbios: Soldados y tanques se trasladaron a la Plaza Roja para cuidar el Kremlin al comienzo del golpe.

socialismo-rusia-7

Tres trabajadoras de tiendas por departamento de Moscú ven un funeral masivo desde la vitrina tras el intento fallido golpe.

socialismo-rusia-8

Una mujer intercambiando varias botellas de vodka en un pequeño punto de reciclaje.

socialismo-rusia-9

Varios hombres beben frente a una casa en Novokuznetsk, una de las zonas más afectadas por la crisis económica.

article-2255693-16B57AA2000005DC-838_964x644

Una anciana trata de contener el llanto al final de una fila para comprar comida.

article-2255693-16B57AD6000005DC-921_964x641

Una mujer toca el acordeón mientras dos hombres que se prostituyen en las calles de Moscú admiran su talento.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com