Fruto del sueño. Por Arturo Camacho Ramírez