Estudio revela que las rubias no son tontas, sino más inteligentes