Este hombre lleva 35 años haciendo esta escultura y cree que ha valido la pena