España tuvo su propio Donald Trump, y se llamaba Jesús Gil