España paga 1500 dólares a una australiana para que lea el Quijote