Escribir como David Foster Wallace. Por Héctor Torres

Pasado el tiempo de las imitaciones forzadas, cada vez que nos deslumbramos ante un autor tendemos a detenernos ante sus textos como lo haría un sastre frente a una pieza confeccionada por un maestro, con una mezcla de desconfianza, envidia y placer.

Pasado el tiempo de las imitaciones forzadas, cada vez que nos deslumbramos ante un autor tendemos a detenernos ante sus textos como lo haría un sastre frente a una pieza confeccionada por un maestro, con una mezcla de desconfianza, envidia y placer.