¿Es Lionel Messi el mejor futbolista de todos los tiempos?

Por Néstor Luis González el 11/01/2016

La comparación con Borges me resulta inevitable. Al autor de “Ficciones” le negaron el Premio Nacional de Literatura de Argentina y ahora hay monedas conmemorativas con su rostro, le negaron el Nobel de Literatura y ahora dicen que es el mejor escritor del siglo XX. Tal vez a Messi le ocurra igual: ahora dicen que le falta ganar un Mundial y dentro de 30 años aceptarán lo que estoy a punto de afirmar: Lionel Messi es el mejor jugador de todos los tiempos.

Para escribir eso tuve que ver horas de grabación de Pelé, Maradona, Cruyff, Platini, Ronaldinho, todos. Y sí. Messi es mejor. Esto no tiene nada que ver con las cuatro Champions, las siete ligas de España, los tres mundiales de clubes, las tres copas del rey, las tres supercopas de Europa y ni las seis supercopas de España, no. Tampoco tiene nada que ver con sus más de 500 goles en partidos oficiales con el Barcelona y con Argentina. La afirmación corresponde a los fines de semana, a lo que se ve por televisión cuando está en cualquier lugar del campo y genera peligro para el portero rival con la jugada que nadie se imagina o con el movimiento que nadie se espera.

La comparación con Borges es inevitable: ambos son argentinos, ambos son amados y despreciados por sus compatriotas, a ambos les falta el premio mayor: Nobel y Mundial.

Su quinto Balón de Oro terminó de dejar claro que Cristiano Ronaldo no tiene nada que buscar compitiendo con Messi en lo individual, de todas formas se le agradece por haber animado la fiesta, aunque se tratara de una pantomima, de un simulacro de competición porque el argentino estuvo siempre muy por encima del nivel del portugués y solo se descuidó un par de años.

Y eso que el portugués corre más rápido, dispara más fuerte con ambas piernas, cabecea mejor, es más alto, más vistoso; pero Messi es mejor. Cristiano nunca tomará la pelota en la media cancha y correrá en cámara lenta driblando a sus oponentes como conos de entrenamiento. Eso era tarea de Pelé y de Maradona, a quienes Messi también superó.

Sucede que Pelé era toda la fuerza y toda la clase del mundo junta en un solo jugador, que Maradona entregaba el alma en cada partido, que Cruyff corría a la velocidad del viento y que Ronaldinho hacía auténtica magia. Sucede todo eso y los entendidos nos advierten que no debemos compararlos con Messi porque cada uno fue el mejor de su tiempo, pero había que ver los videos. La respuesta está en la cancha y todo lo tiene Youtube. Messi desequilibra cada vez que toca la pelota. Es un Ronaldinho modesto que nunca haría lo innecesario, es un Pelé más rápido, es un Maradona más ordenado y sin pasiones exageradas y un Cruyff mucho más efectivo.

Claro que a la gente no le gusta un héroe sin malditismo: Pelé era arrogante como un monarca, Maradona drogadicto, Cruyff dueño de una personalidad de semidios y Ronaldinho el alma de todas las fiestas. Es duro aceptar que lo único que sabemos de la vida personal de este héroe es que le gusta jugar Playstation, pero habrá que acostumbrarse.

Compararlo con Jorge Luis Borges es lo único que nos queda, porque con otros futbolistas no se puede.

Seguramente Messi nunca ganará el Mundial así como Borges no ganó el Nobel. Creo que la falta de ese premio será el malditismo del que se agarrará la gente para por fin permitirse amarlo.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com