¡Entiéndalo! Los nombres propios sí tienen ortografía

Por Néstor Luis González el 16/01/2016

Hay mentiras urbanas que pasan de generación en generación haciendo daño porque la gente en serio cree que las mamás y las abuelitas son perfectas y no se equivocan.

Por eso resulta conveniente que, ante cada dato de dudosa autenticidad, preguntes: “¿Eso te lo dijeron o lo leíste?”

Una de las mentiras más recurrentes es esa según la cual los nombres propios no tienen ortografía. Siempre escucharás a alguien decir que su nombre no lleva tilde porque su mamá lo registró así y porque así aparece en la cédula y en la partida de nacimiento. Pero la verdad es que los nombres se acentúan según las reglas del castellano y punto.

Es comprensible la necesidad de cada persona de proclamar su individualidad hasta las últimas instancias. Sin embargo, todas las palabras se escriben para que alguien pueda pronunciarlas, y son la ausencia o presencia de las tildes las que advierten al lector dónde debe aplicar la mayor fuerza de voz.

Quienes se siguen resistiendo a relacionar sus nombres con las reglas de la gramática estarán, por lo tanto, condenados a la incomodidad de andar aclarando erróneamente que, solo en ese caso, se escribe Andres pero se pronuncia Andrés -por ejemplo.

En cuanto a las cédulas de identidad y a las partidas de nacimiento en Venezuela, te sugerimos que no las tomes como paradigma gramatical porque casi todas se basan en la antigua costumbre de no acentuar las mayúsculas sostenidas.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com