En fotos: Emely DiDonato, un milagro del azar genético