Emiliano Monge: Hay que escribir con un lenguaje diferente al del poder

Por redaccionnyl el 04/05/2017

El escritor mexicano Emiliano Monge es un apasionado de las palabras, trabaja incansable con el cincel del teclado para esculpirlas y darles la forma que desea porque es consciente de su valor y apuesta por escribir y hablar siempre con “un lenguaje diferente al del poder”.

“El lenguaje es el primer lugar en que nos enfrentamos a lo político, por eso hay que escribir con un lenguaje diferente al del poder. En México llevamos un tiempo en que llega un vehículo, se lleva a alguien, lo desaparece y el periódico dice “hubo un levantón”. No, hubo un secuestro y un asesinato”, manifestó en una entrevista con Efe en Bogotá.

En la capital colombiana, Monge ha tomado parte de la Feria Internacional del Libro (Filbo), donde tuvo ocasión de hablar con sus lectores, que se multiplicaron a raíz de su novela “Las tierras arrasadas” (2015) y que han continuado incrementándose con “La superficie más honda”, ambas publicadas por Literatura Random House.

En ellos está muy presente la violencia que asola a su México natal desde el mismo lenguaje y por ello relata con crudeza parte de esa realidad para evitar la normalización: “Hay que decir las cosas como son y enfrentarse”.

“Siempre he creído que la lírica es más importante que la épica, la forma es más importante que lo que se está contando. El lenguaje es una materia, puedes moldearla, usarla como una plastilina, por eso trabajo en cada frase obsesivamente”, apostilla Monge antes de concluir su reflexión.

Un de los dramas más violentos que vive el México de hoy, la tragedia de los migrantes que atraviesan su territorio camino a Estados Unidos, es el que empapa todo en “Las tierras arrasadas”, ganadora del IX Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska.

En ella, la violencia sobrevuela toda una historia hasta el punto de que la considera “el tema principal” de su literatura.

Tanto es así, que en su último trabajo “es abordada de una forma distinta” porque “se convierte en escenario” sobre el que transcurren los relatos que componen la obra.

“Eso es lo que pasa en América Latina, la violencia es un paisaje en el que puede pasar cualquier cosa”, subraya.

Y transcurrida la conversación agregará: “Los grandes libros de la literatura latinoamericana tienen una tensión directa con la violencia, somos sociedades que tienen tensión directa con la violencia. Ese es un tema que me interesa mucho literariamente porque genera empatía y es la puerta de entrada que tenemos las sociedades de la violencia para empezar a salir de ella”.

Todo ello pese a que este autor, nacido en Ciudad de México en 1978, reconoce que los ciudadanos -y especialmente los escritores- de su país no son “capaces de concebir el mal” que anida en su sociedad.

Como ejemplo, Monge recuerda el caso de los políticos del estado de Veracruz que cambiaron las dosis de quimioterapia a niños con cáncer por agua con sal en un flagrante caso de corrupción revelado por el hoy gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares.

“Me interesa mucho rascar en los motivos de esos sucesos, me interesa la parte humana que conduce al acto violento, no el acto violento en sí mismo”, agrega el escritor, que considera que de ese modo no lo justifica sino lo que lo explica.

El autor sigue aproximándose a la literatura bajo la consciencia de que “es el último reducto que queda para conseguir el traslado”, es decir, hacer que un hombre pueda “existir en otra existencia”.

Opta por esa descripción porque considera una banalización liberal la de “mirar con los ojos de otro”.

Y también toma la opción difícil, la de subirse a la existencia de personajes duros como los crueles coyotes que ayudan a los migrantes porque “lo más fácil es trasladarte a la víctima”.

“Lo más difícil es ir al victimario, pero me parece tan importante ir a la víctima como al victimario porque las circunstancias que hacen migrar a uno son las mismas que hacen al otro secuestrador”, asegura.

Para él, ese camino intelectual como autor fue “horroroso”, el lector debe tomar su propia determinación.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com