Elisha Herbert y el negocio de ser bonita

Ser bonita siempre ha sido rentable, pero gracias al auge de la imagen ahora se puede ser bonita y además decente. Esta australiana es apenas una prueba de lo que decimos.

Ser bonita siempre ha sido rentable, pero gracias al auge de la imagen ahora se puede ser bonita y además decente. Esta australiana es apenas una prueba de lo que decimos.