El viaje ácido al que Alex Markow somete a sus modelos