El último cliente de la noche. Por Marguerite Duras