El trazo erótico de Aubrey Beardsley. Por Aglaia Berlutti