El queridísimo Lula, o cuando un “amado líder” enfrenta a la justicia