El preso más guapo del mundo ahora es millonario

En este mundo cada vez más superficial la imagen cuenta más que cualquier cosa. Sin embargo, es imposible no alegrarse por el cambio de vida de Jeremy Meeks, quien confiesa: “Dios es bueno”.

En este mundo cada vez más superficial la imagen cuenta más que cualquier cosa. Sin embargo, es imposible no alegrarse por el cambio de vida de Jeremy Meeks, quien confiesa: “Dios es bueno”.