El libro que atemorizó a los traductores durante casi 70 años