El khan y su hijo. Por Máximo Gorki