El jorobadito. Por Roberto Arlt