El gerundio, de lo que ni los periodistas quieren hablar

Por Néstor Luis González el 18/01/2016

Los médicos salvan vidas, los periodistas las cambian. Encontrarse con errores ortográficos o gramaticales en un texto periodístico puede ser tan grave como dejar una pinza junto a un riñón, porque puede representar una lesión a la cultura del ciudadano; y vaya que la ignorancia es algo grave.

Hoy decidí escribir sobre los gerundios porque son un tema tan tabú en las escuelas de comunicación que una vez tuve una profesora que –rendida ante el mal uso que le dábamos todos los estudiantes– dijo: “Mejor no lo usen nunca“.

Esa profesora se dio por vencida, pero yo no. Por eso advierto que el que está mal es el llamado ‘gerundio de posteridad‘, uno de los errores más comunes en la prensa escrita venezolana, en libros, en folletines y en todas partes.

Gerundio de posteridad es cuando alguien escribe: “Hubo un accidente en la Panamericana, muriendo dos personas”.

El gerundio indica que la acción se está desarrollando, por eso no debe usarse para indicar un acto posterior. ¿No es lógico? Sí, sí lo es. Por eso el uso del gerundio debe evitarse cuando la acción que refiere es posterior a la acción del verbo principal.

De tal manera que es mejor escribir: “Dos personas murieron tras un accidente en la Panamericana“.

Claro que toda regla tiene una excepción, y en este caso es cuando el gerundio funciona como consecuencia: “La multitud corrió hacia mí, obligándome a huir para salvar mi vida”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com