El gerundio, de lo que ni los periodistas quieren hablar

Hoy decidí escribir sobre los gerundios porque son un tema tan tabú en las escuelas de comunicación que una vez tuve una profesora que –rendida ante el mal uso que le dábamos todos los estudiantes– dijo: “Mejor no lo usen nunca“.

Hoy decidí escribir sobre los gerundios porque son un tema tan tabú en las escuelas de comunicación que una vez tuve una profesora que –rendida ante el mal uso que le dábamos todos los estudiantes– dijo: “Mejor no lo usen nunca“.