El francés abandona sus acentos circunflejos