El eco de tu voz en mis latidos. Por Alberto Ruy Sánchez