El eco de tu voz en mis latidos. Por Alberto Ruy Sánchez

Por Alberto Ruy Sánchez el 15/03/2016

El eco
de tus palabras
resuena
a cielo abierto,
tanto
como en el cuarto
donde al oído
nos dijimos
gemidos, dolores, alivios.
Lo que grites a la luna
escucho antes del grito
Porque sembraste
el grano de tu voz
en mis latidos.

Todo a tu voz modulado:
transes, destellos, bramidos,
desgarros, caricias, llantos,
sonrisas, ardores, quejidos,
goces dobles, múltiples, ambiguos.
Todo lo extremo
en el aire que me circunda,
me agita, me atraviesa,
lleva tu voz duplicada.

Embebido de ti,
mis mareas errantes
se alteran
aquí o allá
cuando al mirar así
llenas a la luna
para llamarme.

No olvides
que no olvido,
que ya no sé cómo
no escucharte dentro.
Fuera de aquí y ahora,
dentro, muy adentro,
doble, repetido,
el eco de tu voz
adormecido.
Y cuando sale el sol,
con el silencio lunar que respiras,

amaneces de nuevo conmigo.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com