El cornudo de sí mismo. Por el Marqués de Sade