El bullying y la importancia de llamar a las cosas por su nombre

Los maestros decían: “No se preocupe, es normal que los muchachos peleen”, cuando en realidad se trataba de un acoso físico, psicológico, recurrente y humillante hacia una minoría de estudiantes que la mayoría consideraba “diferentes”.

Los maestros decían: “No se preocupe, es normal que los muchachos peleen”, cuando en realidad se trataba de un acoso físico, psicológico, recurrente y humillante hacia una minoría de estudiantes que la mayoría consideraba “diferentes”.