El arquitecto que transformó una fábrica de cemento en su maravilloso hogar

Por redaccionnyl el 16/03/2017

Las cosas y los lugares valen dependiendo de las manos en las que estén. Un prueba asombrosa de eso es la historia de la casa del arquitecto Ricardo Bofill, hecha a partir de una fábrica de cemento abandonada en 1973.

El lugar fue trocado en una mansión espectacular en las afuera de Barcelona, España. Se trata de una fábrica construida durante la I Guerra Mundial que cuando fue abandonada ya parecía algo así como un espacio para rodar una película de terror, pero el arquitecto vio que ahí estaba su hogar.

Primero rodeó la propiedad con abundante vegetación y transformó el interior de la fábrica para que los antiguos lugares de trabajo se volvieran sencillos y atractivos espacios para la vida cotidiana.

Aunque el trabajo en la mansión que él ha denominado “La Fábrica” no ha terminado,para Ricardo Bofill es el lugar ideal para el trabajo.

“La vida sigue en una secuencia continua, con muy poca diferencia entre el trabajo y el tiempo libre”, dice sobre su filosofía de habitar en medio del trabajo.

Lo hermoso es además que cada habitación ha sido diseñada con un propósito propio y que no hay dos iguales. Casi todo el exterior está cubierto de césped, de eucaliptos, de palmeras y olivos.

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_2

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_3

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_4

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_5

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_6

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_7

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_8

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_9

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_10

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_11

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_12

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_13

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_14

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_15

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_16

Ricardo_Bofill_casa_personal_cemento_17

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com