El Arca de Noé, hallada justo donde dice la Biblia