El amor es un basurero público. Por Isabel Carlota Roby