El adjetivo y sus arrugas. Por Alejo Carpentier