El adivino. Relato de la tradición oral rusa

Este relato se lo contaron los más viejos a los más jóvenes durante siglos en las aldeas de toda rusa, y habría desaparecido con la occidentalización de ese país en el siglo XIX si no hubiera sido por el meritorio trabajo de Aleksandr Nikoalevich Afanasiev, floclorista que dedicó años a recoger cientos de historias tradicionales para que estas vencieran el tiempo y siempre fueran recordadas. Aunque la autoría de cuentos como el siguiente siempre permanecerá desconocida, fue Afanasiev el primero que los escribió haciéndolos trascender de la tradición oral.

Este relato se lo contaron los más viejos a los más jóvenes durante siglos en las aldeas de toda rusa, y habría desaparecido con la occidentalización de ese país en el siglo XIX si no hubiera sido por el meritorio trabajo de Aleksandr Nikoalevich Afanasiev, floclorista que dedicó años a recoger cientos de historias tradicionales para que estas vencieran el tiempo y siempre fueran recordadas. Aunque la autoría de cuentos como el siguiente siempre permanecerá desconocida, fue Afanasiev el primero que los escribió haciéndolos trascender de la tradición oral.