Editor de las caricaturas de Mahoma reivindica el derecho a criticar el Islam

Por redaccionnyl el 10/05/2017

El que fuera editor del periódico danés “Jyllands-Posten” Flemming Rose reivindicó hoy en Johannesburgo la igualdad ante la crítica para todas las religiones y defendió el derecho a expresar opiniones negativas sobre el Islam.

Rose, quien es investigador del Cato Institute de Estados Unidos, recordó la violencia con la que fue recibida en parte del mundo islámico la aparición en 2005 en su rotativo de varias viñetas satíricas de Mahoma y exhortó a los musulmanes a aceptar los comentarios negativos y humorísticos sobre su religión.

El periodista hizo un llamamiento a los fieles islámicos a “aceptar la sátira religiosa como lo hacen los cristianos, los hindúes y otros creyentes”.

Comparó la reacción de algunos sectores de la feligresía musulmana ante los dibujos del profeta con la normalidad con que se reciben las habituales burlas a Jesús o a Buda.

Rose viajó a Sudáfrica invitado por el Instituto de Relaciones Raciales (IRR) y pronunció su conferencia en el Club de Campo de Johannesburgo.

El exeditor, cuya obra “La tiranía del silencio” fue nombrada por “The Economist” uno de los diez libros de 2014, comparó la censura que promueven los fundamentalistas con la que él mismo vivió en sus tiempos de corresponsal en la Unión Soviética y abogó por la libertad de expresión incluso para los más extremistas.

Para Rose, que recibió el año pasado el premio Milton Friedman por su compromiso con la libertad, las leyes que prohíben la negación del Holocausto y otros discursos que atentan contra los derechos humanos son contraproducentes y van contra la razón de ser de la sociedad abierta.

El periodista danés recordó cómo en el pasado se enfrentó al político antimusulmán holandés Gert Wilders, al que recrimina que se pronuncie en contra de la igualdad, al ser partidario de medidas contra los ciudadanos de fe islámica.

Resaltó que los ciudadanos de confesión musulmana que viven en Dinamarca y otros países occidentales son ciudadanos de pleno derecho, por lo que les conminó a defender la libertad de expresión que reconocen sus constituciones.

Rose, quien en su anterior visita a Sudáfrica fue censurado por la Universidad de Ciudad del Cabo por el temor a protestas violentas, vive con la protección de guardaespaldas desde que publicó las caricaturas de Mahoma como editor de cultura del “Jyllands-Posten”.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com