Dos minicuentos de István Örkény para dejarse devorar por el absurdo

Örkény es el perfecto representante del drama absurdo húngaro. Un humor grotesco penetra sus obras. No hay en ellas buena o mala gente. Las tragedias a veces se vuelven comedias y los protagonistas de reaccionan siempre de formas inesperadas.

Örkény es el perfecto representante del drama absurdo húngaro. Un humor grotesco penetra sus obras. No hay en ellas buena o mala gente. Las tragedias a veces se vuelven comedias y los protagonistas de reaccionan siempre de formas inesperadas.