Doble amanecer. Por Alberto Ruy Sánchez