De la belleza a la realidad: ¿quién eres frente al espejo?

A veces me miro al espejo y siento la incomodidad — el miedo, la tristeza — muy cercana a la superficie. Tanto como para conmoverme. Sigo de vez en cuando pellizcando la piel de la cintura, preocupada porque sobra en algunas partes.

A veces me miro al espejo y siento la incomodidad — el miedo, la tristeza — muy cercana a la superficie. Tanto como para conmoverme. Sigo de vez en cuando pellizcando la piel de la cintura, preocupada porque sobra en algunas partes.