Dan una cámara a un niño yemení y el resultado es desgarrador