Dan Auta. Por José Ortega y Gasset