Crónicas del hambre: “Tranquilo, que vas a comer al llegar a La Pascua”

Por Néstor Luis González el 17/06/2016

Algún visionario dijo a mediados de los ochenta que el progreso sería tal cuando Venezuela saliera de los gobiernos corruptos AD y Copei, que algún día las poblaciones de Chaguaramas y Valle de la Pascua terminarían siendo una sola ciudad. 35 años después, hace rato que se fueron aquellos mandatarios y la verdad es que el progreso nunca llegó.

Lo que sí une a ambos pueblos es un enorme montículo de tierra donde debería estar un ferrocarril que el gobierno de Hugo Chávez inició con un convenio binacional con China por 7.500 millones de dólares. Pero en 2014 los últimos trabajadores que quedaban fueron despedidos bajo el argumento de que ya no había dinero para continuar la obra.

“Wa, que se cogieron los reales”, dijo una mujer para explicar la ausencia de vía férrea, de tren y de progreso.

Esa mujer esperaba un “carrito de línea” a orillas de la carretera en el sector La Tigrera. Como a los 20 minutos apareció un Malibú modelo 1979 con varios remiendos naranja de latonería. Junto a ella había otra mujer amamantando a una bebé y con un niño de cinco años de pie en el espacio entre sus piernas –toda la familia ocupando un solo puesto para no tener que pagar dos.

El niño no paraba de llorar y la mujer que se acababa de subir al auto preguntó: ¿Por qué llora? La madre respondió bajito: Tiene hambre. Eran las 11 de la mañana y solo la bebé había comido de lo que salía de aquella teta.

En Chaguaramas no había ni la más remota posibilidad de conseguir algo de comer y aquella familia decidió aventurarse a ver si hallaba algo en Valle de La Pascua (llamada La Pascua por sus habitantes).

La mujer que acababa de subirse al “carrito”, fuente del periodista que escribió este texto gracias a lo que ella misma le contó, le dio algo de dinero a la madre para que le comprara una empanada o lo que fuera a su hijo. Luego le dijo al niño: “Tranquilo, que vas a comer al llegar a la Pascua”.

La gente está pasando hambre en Venezuela, y es bueno que el mundo lo sepa.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com