Crónica: “El escándalo de un carro”. Por Uriel Ariza-Urbina