¿Cómo Shakespeare se convirtió en Shakespeare?

Por redaccionnyl el 29/01/2016

Proveniente de la pequeña provincia británica de Stratford-upon-Avon, el joven Shakespeare fue capaz de triunfar en Londres en apenas unos años.

El famoso dramaturgo logró impresionar a todos los estratos de la sociedad sin importar sus roles, a los cultos y a los analfabetas, a los ricos y a los pobres: todos fueron cautivados por el genio de las obras de Shakespeare. Su sublime arte hacía delirar a reyes y a mendigos, su magistral prosa contaba con la rimbombante comedia y con la sutil filosofía. La historia está llena de hechos improbables por eso siempre nos preguntaremos ¿Cómo ese humilde joven de una remota provincia triunfó en las más opulentas sociedades? ¿De dónde vienen los genios? ¿Nacen? ¿Se hacen? En fin, ¿Cómo Shakespeare se convirtió en Shakespeare?

Una de las fuentes del poder ilimitado, ese de cautivar a miles de lectores a pesar del paso del tiempo, con el que cuentan las obras literarias de William Shakespeare es su magistral uso del lenguaje. El gran crítico neoclásico del siglo XVIII, Samuel Johnson, consideraba que Shakespeare era un atrevido con el lenguaje, ya que jugaba con palabras inapropiadas así no fuera lo correcto. Pareciera que el dramaturgo se obsesiono con el finito misterio de los recursos que nos brinda el lenguaje.

En las piezas de juventud como “La comedia de las equivocaciones”, “Los dos hidalgos de Verona” o “Trabajos de amor perdidos”, podíamos ver el amor que tenía Shakespeare por las letras. Su pasión desbordaba los escenarios y encantaba a los espectadores. Sin embargo, su pasión por la escritura no era suficiente, necesitaba de una sociedad que lo compensara.

A pesar de que la gran imaginación de este grandioso dramaturgo fue un factor determinante en su camino al éxito, también lo fue el momento que estaba viviendo la lengua británica en la Inglaterra de Isabel. Luego de años en los que la lenguaje de los ingleses había estado mermado, en gran medida gracias a su vaga profundidad en comparación con el latín y al crecimiento de otras de las principales leguas europeas, el idioma inglés se encontraba en su Edad de Oro. Es ahora, con Shakespeare, que este lenguaje es capaz de usar al máximo sus recursos.

Es una lastima que los biógrafos de la época estuvieran más ocupados con otras biografías y a ninguno se le haya ocurrido recoger los datos más interesantes acerca del poeta. Incluso es acertado decir que de la vida de Shakespeare, quien ya era famoso para ese entonces, es de las vida de los poetas de aquel momento que más se tiene información. Un dato interesante es que a Shakespeare ya se le conocía en ese entonces como una “Estrella de los poetas”, casi como una estrella de Rock de hoy en día.

Uno de los descubrimientos más interesantes acerca de la vida de Shakespeare fue un hallazgo muy reciente. George Koppelman y Danaiel Wechsler dieron con un diccionario que presuntamente tiene anotaciones que fueron hechas por la mano de William Shakespeare. Se trata de un diccionario de la Inglaterra isabelina llamado el “Alvearie de Baret”. Si se llegase a comprar que fue escrito por Shakespeare, cambiarían muchas perspectivas acerca de lo que fue la vida del dramaturgo.

En 2016 los destinos de Shakespeare y Cervantes se vuelven a unir, ya que se cumple el cuarto centenario de la muerte de ambos. ¿Qué más comparten Shakespeare y Cervantes? Comparten el don de la imaginación, la habilidad de hacer soñar a algunos y hacer vivir a otros, comparten la habilidad infinita de conocer los vastos miedos y deseos de los humanos. ¡Celebremos este año a Shakespeare y a Cervantes!

Con información de El Confidencial.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com