Cómo hacer que una mujer llegue al orgasmo según la ciencia

Por redaccionnyl el 12/03/2017

Cada mujer es única y no hay recetas ni técnicas para llevarlas a todas al orgasmo. Sin embargo, la ciencia ha dado con lo más aproximado a eso: el “golden trío”, tres pasos que acercan muchísimo al orgasmo femenino y que casi siempre resultan infalibles.

 
 

El descubrimiento se lo debemos agradecer al estudio efectuado por los investigadores de Universidad de Chapman, la Universidad de Indiana y el Instituto Kinsey, quienes han entrevistado a más de 52.000 mujeres americanas de diferentes orientaciones sexuales, para conocer la frecuencia del orgasmo femenino. Las edades comprendían entre los 18 y los 65 años y , además, todas ellas se encontraban en una relación con otra persona. Gracias a esta investigación, los científicos pudieron conocer el ‘Golden trio’, es decir, los tres pasos imprescindibles para que una mujer llegue al orgasmo:

– Estimulación genital
– Besos apasionados
– Sexo oral

Y es que, todavía existen muchos hombres que piensan que la forma para hacer llegar a una mujer al orgasmo es mediante penetración, y no podían estar más equivocados. Pero tampoco es culpa del género masculino: desde que somos pequeños tanto en las películas convencionales como en las pornográficas nos han mostrado que el placer femenino se obtiene a través del coito. Tampoco vamos a decir que la penetración es mala, ¡no, por favor! Pero debemos ser conscientes que lo que le facilita el orgasmo a una mujer es la estimulación del clítoris.

Los investigadores también afirmaron que las mujeres que tienen orgasmos con su pareja están mucho más satisfechas con la relación. Pero también confirman lo dicho anteriormente: el conocer este ‘Golden trio’ no asegura el clímax ya que no existe una receta mágica para ello.

Como nos interesa tener un punto de vista más técnico del asunto, recurrimos a la sexóloga Cristina Callao quien nos da unos consejitos para hacernos expertos en estos tres pasos. Para empezar, asegura que “no hay recetas genéricas y cada uno tiene sus trucos y sus preferencias”. De ahí que sea tan importante la comunicación. Puede ser una gran forma de empezar con los preliminares, hablando de sexo y de nuestros gustos.

 
 

Es algo que excita mucho, sobre todo si nuestra pareja es alguien nuevo. Podemos ir a cenar y charlar sobre fetiches, prácticas y fantasías, con una copita de vino y una buena dosis de miradas furtivas. De ese modo, estarás fantaseando sobre todo lo que le gusta a él y sobre vuestro encuentro sexual y por otro lado, conocerás sus debilidades.

Para empezar con el ‘Golden trio’, podemos dar paso a los besos apasionados. Callao afirma que “no nacemos sabiendo besar y con cada pareja vamos aprendiendo un poco más. Quizás lo que le gustaba a la anterior pareja no le guste a esta. Pero sí que es cierto que existen ciertos elementos que excitan, como el roce de las lenguas. Incorporar la lengua en nuestros besos apasionados es genial pero debemos tener en cuenta que podemos dar besos en otras zonas sensibles como el cuello, lóbulos de las orejas o pechos”.

Una buena forma de incrementar las sensaciones de los besos es cerrando los ojos. Puedes vendarle los ojos a tu pareja para que sus sentidos se disparen. Recuerda que morder ligeramente el labio inferior, variar el ritmo y jugar con la intensidad es más que bienvenido. Pero, ojo, no te dejes llevar demasiado por la pasión y tengáis un choque de dientes de lo más ‘cortarrollos’.

Hasta el orgasmo y más allá

draw-soft-circles-on-the-clitoris-simple-pickup-melon

El segundo paso es la estimulación genital, que como muy bien indica la palabra, no solo se centra en el clítoris. “El clítoris es el órgano encargado de nuestro placer sexual y, por lo tanto, toda la estimulación que hagamos por esa zona debe ser de forma no tan directa. Podemos empezar acariciando el monte de Venus, los labios o las ingles. Y, cuando notemos que el clítoris está excitado, empezamos a estimular”, explica Callao.

Pero lo que nos derrite el alma a las mujeres es el sexo oral. Esa es la guinda del pastel, el orgasmo asegurado. “En el sexo oral, la clave es ir alternando intensidad y rapidez. Pero más allá de ofrecer un manual de instrucciones, debemos escuchar a nuestra pareja y dejar que exprese qué es lo que le gustaría. Pero, como hemos dicho con anterioridad, no focalizarnos en el clítoris sino que podemos lamer por encima de las braguitas y penetrar con la lengua, por ejemplo”, afirma la sexóloga.

Aunque, según nuestra experta, la clave de todo esto es “crear un ambiente propicio y no ir directos al grano sino generar un entorno que incite a pasarlo bien. El truco es conocer cuales son los puntos de placer pero jugar un poquito con el ‘ir y venir’, y estimular toda la zona. Pero, sobre todo, por más que tengamos una técnica maravillosa el orgasmo solo se conseguirá si tenemos la mente despejada“.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com